Últimos Artículos

Cristian Yáñez, futuro ingeniero informático nos dice: “Siempre busquen alcanzar sus sueños, esfuércense por ello, disfruten el camino para lograrlo y crean en sí mismos”.

Beneficiado desde el año 2013 por la empresa Kibernum nos cuenta como ha sido su experiencia en la universidad, nos invita a seguir esforzándonos por nuestros sueños y se encuentra muy agradecido por esta oportunidad.

Cristián desde pequeño sintió atracción por las ciencias, en sus inicios quería ser médico, pero luego conoció el mundo de la tecnología, más ligado a la computación y eso fue lo que más adelante influenciaría su decisión de estudiar ingeniería civil en informática.
Hoy se encuentra en 6° año en el campus San Joaquín, vive en Buin, oriundo de Talca, se describe a si mimo como muy alegre, con gran sentido del humor, organizado, le encanta practicar voleibol y fútbol, además de cocinar.
Desde el 2013 que recibe la beca de la empresa Kibernum y espera renovarla para este año, su motivación a postular fue la necesidades, ya que obtuvo otros beneficios los cuales no alcanzaban a cubrir todo el arancel, está diferencia era muy difícil de costear para él y su familia, y se vio aumentada con el ingreso de su hermana a la educación superior, por lo que tuvo que buscar nuevas ayudas.
Luego de postular, un día en la mañana recibió el llamado avisándole que había ganado la beca, saltó de su cama muy feliz a contarle a su madre, quien orgullosa lo abrazo y felicitó por la buena noticia, nos cuenta. Para él es una gran motivación este tipo de incentivos, ya que este apoyo económico, lo estimula a seguir esforzándose y terminar su carrera.
Cristián se siente muy agradecido de las empresas que generan esta oportunidad, pues hay muchos otros estudiantes que quieren terminar sus carreras y aunque se esfuercen, se ven limitados por problemas económicos, lo que los lleva a desertar en ocasiones.
Dentro de su paso por la universidad Cristián aprendió que ser proactivo y autodidacta, una gran herramienta en el mundo de la informática, ya que un ingeniero se debe reinventar y actualizar de rápida manera para estar al día con la tecnología. Para él no fue difícil adaptarse en este proceso, conoció diferentes personas y creo buenas amistades, su mayor complicación fue el hecho de vivir a 2 horas de la universidad, ya que esto significó menor disponibilidad de tiempo para su vida cotidiana, pero esto no lo desmotivo a seguir esforzándose para lograr su objetivo.
Inspirado en sus padres, quienes a pesar de la adversidad han salido adelante, reconoce su apoyo a ellos y quienes creyeron en él, como amigos, polola y familia. Además reconoce que le gustaría ayudar a otros estudiantes como él, pues conoce la otra cara de la moneda, y al recibirlas se produce un sentimiento de satisfacción y motivación, que le gustaría que futuros alumnos también experimentaran, en conjunto con la ceremonia de entrega de becas en la casa central (a la cual ha asistido en dos ocasiones); gracias a esto conoció a personas con realidades similares, intercambio experiencias y conoció personalmente a quienes lo ayudaron.