Últimos Artículos

Carlos Gamonales, un alumno apasionado por la vida marina, becado el 2015 por Sara Braun.

Egresado de Técnico en Prevención de Riesgos, continúa sus estudios con Ingeniería en Prevención de Riesgos Laborales, Carlos nos cuenta su experiencia en la USM y el afecto que tiene por ella.

El sueño de infancia de Carlos era ser arqueólogo, pero luego de su paso por el liceo, mientras estudiaba contabilidad le enseñaron las “leyes de las mutualidades” y fueron estas las que le llamaron la atención y lo guiaron hasta donde se encuentra hoy en día.Se describe como una persona que gusta de estudiar en grupo, y tiene como pasatiempo la fotografía. Destaca que tiene un especial gusto por los trabajos en el mar.

Para Carlos, la universidad han sido “los mejores años de su vida”, en donde ha aprendido habilidades especiales para estudiar, exponer disertar, generar cambios, enlazar conceptos y aplicarlos a la resolución de problemas, entre muchas cosas más. Recuerda con cariño las actividades en las que fue partícipe, cuando aprobó Laboratorio de Higiene, y su puesto de choripanes en las Ramadas 2015.

Buscando mejores oportunidades a futuro, postuló y fue beneficiado por la fundación Sara Braun durante el año 2015. Con mucha alegría recibió esta noticia: “Sentí ganas de querer seguir en esta universidad y poder el día de mañana ayudar a darle prestigio. Esto ayuda a motivarse para seguir superándome.”

Nos relata que en algún futuro le gustaría seguir aportando en la Red de Ex-Alumnos, y continuar apoyando a aquellos que tengan sueños como los suyos, porque para él la Red de Ex-Alumnos es una buena instancia para crecer y “demostrar lo que uno vale.”

Cuando le preguntamos acerca de qué será lo que más va a extrañar de su vida universitaria, comenta: “Todo, fue en esta universidad donde tuve miles de experiencias y conocí a grandes personas, aprendí muchas cosas y logré cumplir sueños y metas.”

Inspirado por Jacques Cousteau por sus trabajos de pro de la vida marina, una de sus metas principales es ser uno de los mejores prevencionistas de riesgos en actividades marítimas. No olvida agradecer  a su abuela por su apoyo incondicional, y se despide dejando un mensaje para todos los estudiantes: “Trasnochar estudiando es mejor que dormir sin un futuro.”