Últimos Artículos

Bastián Venegas Sandoval, becado por Sara Braun en el 2015: “De lo malo se aprende y de lo bueno se disfruta.”

Bastián Venegas, actualmente cursando tercer año de Técnico en Prevención de Riesgos, nos cuenta su experiencia dentro de la Universidad Técnica Federico Santa María.

Sin tener ninguna meta fija, Bastián aspiraba a ser muchas cosas cuando pequeño, gustando de diversas áreas, entre ellas el diseño y desarrollo de videojuegos. Destaca que gracias a esto, es capaz de adaptarse fácilmente a distintas circunstancias.

Se considera como una persona tímida en ambientes desconocidos, y muy hablador en ambientes familiares. En la universidad, se considera como un alumno responsable, teniendo al día todas sus trabajos y estudios, para no estar haciéndolos “a última hora”.

Motivado por su padre, y su experiencia como obrero por 30 años, pues él era quien le relataba acerca de las condiciones laborales en las que trabajaban. y cómo al tener accidentes eran despedidos por responsabilidades de otras personas y no directamente de los trabajadores. Es por eso que su intención directamente es mejorar la calidad de trabajo y cuidar de la salud de ellos y su vida, y preocuparse de todo lo que involucra el trabajo, como comer, educación, familias, etc.

Nos cuenta que valora el labor que han hecho sus profesores en la universidad, quienes hacen su trabajo con cariño y dedicación a la enseñanza: “Creo que la mayor riqueza que tiene la universidad son sus excelentes docentes, los que, en su mayoría, salieron de la misma. Aunque son estrictos, tienen dedicación por lo que hacen y eso se valora.”

Su primer año en la universidad, al igual que a muchos, le costó bastante. El acostumbrarse a los horarios, las fechas de los certámenes, los modelos de los certámenes, las irregularidades cuando las salas, ramos y clases aún están siendo modificadas, y por sobretodo el no poder irse a su hogar cuando se hacía tarde, el cual se encontraba a casi una hora de distancia. Con el pasar del tiempo, logró adaptarse a ello.

Bastian realizó la postulación “para ver si es que salía algo”, y por sorpresa, salió beneficiado por la fundación Sara Braun con una beca, gestionado por la Red de Ex Alumnos el pasado 2015. Menciona que esta recompensa da una motivación mayor para seguir esforzadamente con los estudios, agradeciendo a las empresas que lo realizan y a la Red de Ex-Alumnos: “La red es un gran aporte a la universidad, ayuda bastante a aquellos alumnos con destacadas notas que no tiene mucho soporte socio-económico, y aún así se esfuerzan por tener un buen rendimiento.”

Le gustaría en algún futuro realizar clases en la UTFSM, sacar sus respectivos post-grados y magister, también viajar al extranjero, aprender a hablar otro idioma fluidamente y muchas otras cosas más. Agradece en primera instancia a su padre, a su madre, a Dios y a todas aquellas personas que de una otra forma estuvieron su vida, ya sea para mal o para bien, porque “de lo malo se aprende y de lo bueno se disfruta”, y también agrega un mensaje para los futuros sansanos: “Sigan sus sueños y si no tienen ninguno en la vida, encuéntrenlo, y esfuercense por ello.”