Últimos Artículos

Pedro Zapata, un alumno autodidacta que gracias a sus esfuerzos, ha logrado ser beneficiario de la Beca Sara Braun.

Pedro Eduardo Zapata se considera de la generación que fue sumamente influenciada por el Mundial de Francia del 98’, en donde se idolatraba a Salas y Zamora. Este fue el antecedente que lo llevó a él y a muchos más a soñar con levantar trofeos y obtener innumerables victorias, siendo futbolista. Pero ya sabremos como concluyó este sueño, con esta frase que nos comenta: “en el mundo del futbol, muchos son los llamados, sin embargo pocos son los elegidos”.

Este alumno que como persona es muy introvertido, sencillo, con un círculo reducido de amigos y que gusta de las cosas simples de la vida, nos comentó que ha descubierto varias facetas nuevas en él, al enfocarse en su lado autodidacta, como dibujo (retratos y pinturas), tocar instrumentos musicales (bajo, guitarra) y deportes como fútbol y ping pong.

En colegio y actualmente es un alumno responsable. Se llegó a destacar mucho en ciencias y en idiomas, pero con el tema de las matemáticas siempre tuvo una “relación de amor y odio”, hasta que entró a estudiar a la UTFSM.

Pedro es tesista de último semestre de Ingeniería (E) Mecánica de Procesos y Mantenimiento Industrial y desde el 2013 que ha sido beca por la Fundación Sara Braun, lo que le ha permitido alivianar la pesada mochila que debe cargar su familia. Además, más que una ayuda económica, se siente honorado por el reconocimiento que hacen a todo el esfuerzo que ha puesto en sus estudios y  a todo lo que él dice que han sido los trasnoches, sacrificios y lágrimas derramadas. Considera que es una ratificación de que ha estado haciendo las cosas correctamente y que han dado frutos: “Es un pequeño espaldarazo y alegría para las familias, que son nuestro pilar fundamental para continuar con los sueños. Nada cambia la sonrisa de tu madre al decirle “me gané una beca””.

Al preguntarle respecto a lo que piensa de la tarea de la Red Ex Alumnos USM de entregar becas a las personas que lo merecen y necesitan, contesto lo siguiente:

“Más que nada, la Red de Ex Alumnos es una idea innovadora y muy loable. Es una gestión para aplaudir, y que me deja el deber moral de retribuir de la misma forma toda la ayuda brindada. Es meritoria la gestión, puesto que pone a la USM en un sitial de universidad que se preocupa por sus alumnos, y más que eso y puesto que la ayuda brindada es también por los ex alumnos, cumplen a cabalidad el testamento de Federico Santa María, en donde manifiesta el deseo de contribuir con el progreso material y ampliar el horizonte cultural de su nación”

Pedro, nos cuenta que luego de terminar sus estudios, tienen tres grandes sueños. Primero, al entrar al mundo laboral, quiere aplicar sus conocimientos y especializarse en una industria de procesos productivos, ya que le llama mucho la atención la idea de crear algo. Segundo, poder educarse continuamente, específicamente saliendo al extranjero a estudiar, pero está vez poder finalizar con el proceso, ya que si bien fue becado el 2013 por la universidad para estudiar en Argentina, por problemas monetarios le fue imposible continuar. Y tercero, y lo que para él es primordial, es poder retribuirle a su familia los esfuerzos efectuados para que él estudie, y que constituye una motivación diaria para continuar sus sueños, “puesto que para empezar un camino, sea cual sea, se necesita de personas que ayuden a cimentar aquellos sueños”

Como reflexión y para dejarnos claro que no hay ningún desafío que valga la pena que sea fácil, deja la siguiente frase en latín: “non est ad astra mollis e terris via, que significa: “no hay un camino fácil desde la tierra a las estrellas”.