Últimos Artículos

Sansano es seleccionado nacional de balonmano

El joven deportista sansano recientemente participó en el torneo panamericano de la disciplina en Brasil, obteniendo el tercer lugar en este importante certamen.

Víctor Valenzuela es un estudiante de segundo año de la carrera Técnico Universitario en Minería y Metalurgia de la Universidad Santa María Viña del Mar. Oriundo de La Calera, desde niño fue aficionado al deporte, debiendo compatibilizar largas horas de entrenamiento con los estudios, cuestión que hasta ahora le ha resultado compleja. A ello, se debe sumar que el balonmano, al no ser reconocido profesionalmente en Chile, no cuenta con ningún tipo de apoyo financiero. Un complejo panorama que, sin embargo, ha sabido enfrentar. Hace dos años llegó a estudiar a la Universidad Técnica Federico Santa María. Piensa que fue una opción, puesto que en Chile es prácticamente imposible vivir del deporte, y de alguna manera debe resolver sus condiciones de vida de aquí al futuro. Aunque le ha costado, las ganas siempre han estado y dice disfrutar y sentirse pleno con lo que hace. De hecho, su destreza en el balonmano lo llevó a ser convocado a la selección nacional, y a participar en un torneo panamericano realizado en Brasil que se llevó a cabo durante el mes de marzo (su segunda gira internacional luego de Mendoza), donde obtuvieron el tercer puesto y medalla de broce, precedidos por Argentina que alcanzó el segundo lugar, y los locales que se quedaron con el título. Pese a esto, lograron clasificar al mundial de Brasil, el cual se jugará entre julio y agosto de este año. Además, Víctor es jugador de la rama de balonmano en el popular club Santiago Wanderers de Valparaíso. Allí consolidó su carrera como deportista y fue desde la cantera de los caturros donde dio el salto para convertirse en seleccionado nacional. Su ritmo de entrenamiento es intenso. Lo hace cinco veces por semana, tres de ellas en la Universidad y dos en su club, Santiago Wanderers, y además debe viajar cada sábado a las 5:30 de la mañana a Santiago, donde realiza una práctica de doble turno. Pese a su compromiso deportivo, Víctor reconoce que “lo que realmente importa son mis estudios porque siendo honesto, el handball no me va a dar nada del punto de vista material, pero tampoco lo veo solo como un pasatiempo; realmente esto es complicado, e incluso para mis padres, porque a ellos no los tranquiliza que yo solo entrene, y los entiendo ya que lamentablemente el deporte no me va a dar para vivir”, sentenció.

Fuente: comunidades.lanacion.cl