Últimos Artículos

La pregunta discriminatoria… oculta

TRAMPA: En una entrevista de trabajo, mucho más frecuente que las preguntas discriminatorias formuladas en voz alta, son las que no se llegan a formular. Aunque que el entrevistador sí se las hace mentalmente. Pero como no hay forma de contestarlas, pueden ser mucho más dañinas.

Ejemplo: eres una persona que tiene una incapacidad, o una madre soltera que quiere regresar a su carrera profesional, o tienes más de 45 años, o eres parte de una minoría étnica, o encajas en cualquiera de las docenas de categorías que no conforman la mayoría de los miembros de la empresa. Y tu entrevistador se pregunta: “¿Será capaz de hacer el trabajo?”, “¿es apropiado/a para un lugar como el nuestro?”, “¿podrá integrarse y ser aceptado/a por los demás?”. Es evidente que un entrevistador con un poco de práctica y concienciado del daño que este tipo de preguntas ocasionan a la imagen de una empresa, no las hará jamás. Pero, ¿cómo proceder si las hace?

MEJOR RESPUESTA: que alguien no haga una pregunta en voz alta, no quiere decir que no quiera saber la respuesta. Lo más probable es que termine él mismo sacando sus propias conclusiones, así que es mejor ayudarle. De esta manera puedes inclinar la balanza hacia ti y conseguir que la idea que saque sea una que te beneficie.

¿Cómo? Es obvio que no puedes contestar a una pregunta sobre algún tema delicado que no se ha formulado. Esto incluso puede ofender a la persona. Y siempre existe la posibilidad de que jamás le haya preocupado el tema hasta que tú se lo mencionas y solo entonces comience a preguntárselo. No puedes referirte a una de estas preguntas de forma directa. Lo que sí puedes hacer es asegurarte de dar la mayor cantidad posible de información que despeje cualquier sombra de dudas que pueda existir.

Ejemplo. Vamos a imaginar que eres un vendedor que ha tenido la polio cuando era pequeño y necesita un bastón para andar. Tú sabes que tu condición física jamás te ha impedido desarrollar tu trabajo, pero te preocupa que tu posible jefe se pregunte acerca de tu nivel de resistencia o tu facilidad para moverte en los viajes. Asegúrate en ese caso de no dejar lugar a duda acerca de tu capacidad para manejarte sin problemas.

Si eres “diferente” en cualquier aspecto, deja bien claro, y sin un ápice de actitud defensiva, cuáles son tus puntos fuertes y logros, para compensar con toda solidez cualquier preocupación tácita que pueda tener el entrevistador.

Revisa otras preguntas típicas en entrevistas laborales | CLIC AQUI

Fuentes | DEVFYI – Aprendelo.com

Héctor Hidalgo Sepúlveda
About Héctor Hidalgo Sepúlveda (655 Articles)
Director Ejecutivo - Red de Ex Alumnos USM, Director del Centro de Desarrollo Profesional USM, Universidad Técnica Federico Santa María.
Contact: Website