Últimos Artículos

Historias sansanas: el profesor Karl Laudien

Esta es la historia de quien fuera el primer Rector de la Universidad y profesor de Mecánica.

Don Federico Santa María Carrera dejó sabias disposiciones para la Escuela que dio al país en su testamento. Dos personas fueron las más importantes para convertir esos deseos en la realidad que es la Universidad: el albacea Don Agustín Edwards McClure (administración e inversiones) y el profesor Dr. Karl Laudien, quien más que nadie organizó y puso en camino los programas, profesorado, maestros, talleres y laboratorios con que empezó la educación en la Fundación Santa María.

Karl Ernst Laudien Feydt nació el 25 de enero de 1875, uno de cinco hijos del comerciante Richard Carl Gustav Laudien y Marie Feydt. Cursó sus primeros estudios en su ciudad natal de Königsberg en Prusia Oriental. Esta ciudad en el Mar Báltico es hoy parte de Rusia y se conoce como Kaliningrad.

En 1899 se tituló de Ingeniero Mecánico de la Escuela Técnica Superior Imperial en Berlin. Luego trabajó en Danzig y en Viena; en esta última ciudad conoció a Frieda Chatiner de Bucharest. Ella estudiaba piano en Viena y el sonido de sus prácticas llamaron la atención de don Karl (esto terminó en un matrimonio en 1909, que superó adversidades futuras). En 1903 fue nombrado Instructor de la Escuela Imperial Técnica Superior de Breslau, donde completó los requisitos para un Doctorado en Ingeniería en 1916. El tema de la disertación fue “Eine neue Methode zur angenäherten Bestimmung der von einem Abnehmer in Anspruchgenommenen Werkskilowatt und darauf aufgebaute Tarife” (“Un Nuevo Método para Estimar los kWh Consumidos por un Abonado y Tarifas Basadas en esta Estimación”) bajo la guía del profesor Dr. Euler. Esta disertación se la dedicó a su esposa Frieda. En 1917 fue nombrado profesor.

En 1926 se trasladó como Director (Rector) a la Escuela Técnica Superior en Stettin, una distinguida escuela universitaria de pilotos náuticos y de construcción de maquinaria naval.

Sus libros técnicos tuvieron múltiples ediciones entre 1908 y 1940. Se tradujeron a otros idiomas, y eran “clásicos” en sus áreas: “Die Elektrotechnik” (Electrotecnia, 1908); “Leitfaden der Mechanik für Maschinenbauer” (Guía de Mecánica para Ingenieros Mecánicos, 1921); “Die Maschinenbauelemente”, o “Die Maschinenelemente” en dos volúmenes (Los Módulos Mecánicos, 1922), “Mechanische Technologie: Spanabhebende Forschung” (Tecnología Mecánica: Investigación sobre Mecanizado con Arranque de Viruta, con A. Forstmann), “Maschinenteile : Berechnung und Konstruktion” (Partes de Máquinas: Diseño y Construcción, 1931). También contribuyó artículos a revistas técnicas alemanas. Luego de llegar a Chile escribió otros libros en español y tradujo algunas de sus obras. La pasión de escribir continuó por toda su vida.

Profesores de primer nivel

El testamento de Don Federico Santa María estipulaba que el profesorado técnico de los 10 primeros años fuese de Europa o Estados Unidos. Por 1927 habían ya planes iniciales de estudios y de los edificios pero hacía falta contratar un buen Rector antes de continuar. El albacea Don Agustín Edwards McClure concluyó que Alemania era el país adecuado para conseguir el profesorado, porque encontró que los ingleses tenían poco interés, y que los franceses imponían condiciones onerosas.

El Ministerio de Educación alemán presentó a Edwards una nómina de la cual selecionó al Dr. Karl Laudien, un excelente organizador con antecedentes excepcionales. Era el más calificado para diseñar los estudios vocacionales y universitarios que pedía el testamento, y para ser el primer Rector de la nueva Universidad. A través de la Oficina de Relaciones Extranjeras de Alemania, el profesor Laudien firmó un contrato por 10 años que empezaría en 1929. Él ya tenía 54 años de edad y podría jubilar al fin de estos 10 años.

Más tarde, Don Karl recordó que aceptó la oferta pues el desafío de empezar una nueva Universidad era una oportunidad que ocurre raramente.

Karl Laudien fue invitado a Chile por primera vez en 1928. Sus contactos iniciales con quienes trabajaban en crear la Fundación Santa María le sirvieron para hacer listas de equipo de talleres, educación para los varios niveles de enseñanza y edificios e instalaciones que deberían completarse primero. Regresó a Alemania para adquirir estos equipos, ayudar a seleccionar 40 maestros y profesores alemanes, y preparar programas de estudios. Regresó definitivamente a Chile en Febrero de 1931 con su esposa Frieda y sus tres hijos –Paul, Heinz y Brigitte- con el cargo de Rector de la Escuela de Artes y Oficios y del Colegio de Ingenieros José Miguel Carrera.

La familia Laudien ocupó inicialmente la casa del rector, que hoy es el museo institucional, en la Casa Central. Tuvo que supervisar la instalación de maquinaria, el diseño de programas y textos para la enseñanza, los talleres y laboratorios, así como administrar todo lo referente a educación.

Estos primeros años fueron cruciales y sumamente ocupados. La Escuela de Artes y Oficios y cursos nocturnos para obreros empezaron a funcionar en 1932, y al mismo tiempo había que definir programas, reclutar profesores y escribir textos, entre otras tareas, para el Colegio de Ingenieros que abrió sus puertas a principios de 1934. A fines de 1935 fue nombrado Rector del Colegio de Ingenieros don Armando Quezada y el nombre de la institución cambió de Fundación Santa María a Universidad Técnica Federico Santa María. El Sr. Quezada falleció 7 meses más tarde y fue reemplazado por don Francisco Cereceda en 1936.

Asentamiento en Chile

El Dr. Laudien continuó como Rector de la Escuela de Artes y Oficios hasta 1938. Al cumplir los 10 años de su contrato decidió acogerse al retiro del gobierno alemán y quedarse en Chile con su familia. Entonces tuvo tiempo para dedicarse a la enseñanza de muchos más cursos en la USM (tales como Geometría Descriptiva, Partes de Máquinas y Proyectos Mecánicos), y servir como profesor guia de las memorias de 12 Ingenieros Mecánicos.

Entre tanto, Alemania se había convertido en un país diferente. Alemanes residentes en Chile le indicaron que su deber patriótico era regresar a su país. En 1943, el gobierno alemán le comunicó que perdería sus derechos como ciudadano alemán (pensión, derechos de autor) a menos que se divorciase de su esposa judía. Esta información está contenida en mensajes de Berlin a Buenos Aires interceptados por los aliados. El comunicado tambien incluía instrucciones de cómo tratar a parientes de primer grado que eran de raza “mixta”. Él rechazó indignado todas estas imposiciones y continuó con su familia en Chile hasta su fallecimiento el 12 de marzo de 1952.

En esa triste ocasión el Rector Francisco Cereceda en forma muy emotiva reconoció las contribuciones de Karl Laudien a la Universidad:

“Su vida ha sido un ejemplo para nosotros. Recordaremos siempre su entusiasmo por el trabajo, su tenacidad en la acción, su dinamismo, su carácter exigente, terriblemente exigente para él mismo, antes que para los demás. Su espíritu quedará flotando en las aulas, en los claustros, en los talleres, en los laboratorios; cada máquina, cada aparato nos traerá su recuerdo”…

“Las grandes líneas son las mismas que el trazó, y no es sino un acto de justicia, reconocerlo por siempre”.

“El visitante que en los años venideros que recorra la Universidad, verá en sus edificios e instalaciones el monumento que perpetúa la memoria del Profesor Laudien. Si buscáis su monumento, mirad alrededor”.

Puede continuar leyendo este artículo AQUÍ.

——-

Crónica y fotografías gentileza de: Sansanos en el Extranjero (www.sansanos.us). Preparada por el ex alumno Raúl González (EE.UU.).

Héctor Hidalgo Sepúlveda
About Héctor Hidalgo Sepúlveda (655 Articles)
Director Ejecutivo - Red de Ex Alumnos USM, Director del Centro de Desarrollo Profesional USM, Universidad Técnica Federico Santa María.
Contact: Website