Últimos Artículos

Fumar o no fumar, ¿Más o menos libertad?

7572_Javier-Scavia-g_18El Sub Director del Departamento de Industrias de la USM y columnista del Diario Estrategia, Javier Scavia Dal Pozzo, escribió en el sobre la ley que empezó a regir en nuestro país a partir del primero de marzo.

El primero de marzo de este año entró en vigencia la polémica ley que castiga el fumar en (algunos insospechados) espacios públicos. Mientras algunos la aplauden y la toman como una deuda pendiente con el “desarrollo”, otros, principalmente los representantes del sector entretenimiento nocturno, hotelero y gastronómico, han manifestado su preocupación por los impactos de la aplicación de esta ley en sus utilidades. Comparaciones con la aplicación de una ley similar en España, hablan de pérdidas iniciales en torno al 30% en los sectores económicos involucrados.

Sin duda, a estas alturas, nadie cuestiona lo dañino del hábito de fumar, por lo que los argumentos de libertades personales quedan bastante endebles frente a los de salud pública.
Aún así, llaman la atención algunos aspectos de esta ley. Uno de ellos en particular, es la prohibición de fumar en las habitaciones de los hoteles. ¿Por qué llama la atención? Simplemente por que se le da el carácter de “espacio público”. Forzando esta lógica, y si bien es un argumento del tipo “pendiente resbaladiza”, se podría prohibir fumar en las viviendas particulares.

¿Dónde está el peligro?, en un pequeño atisbo que raya en la potencial limitación de la vida privada de los individuos.

Un segundo aspecto tiene que ver lo diletantes que ha tenido la política anti-tabaco. Recordemos que hace unos años se les dio la posibilidad a los restoranes y pubs de elegir ser de fumadores o no, o bien de implementar sectores para no fumadores

¿Quién los compensará por la inversión en estos sectores?

¿Quién compensará al personal que tuvo que atender al público fumador?

Por último, llama la atención la severidad de esta ley, severidad que podría echarse de menos en algunos otros hábitos poco saludables y con consecuencias tan fatales en el largo plazo como el caso del tabaquismo.

Fuente: Diario Estrategia