Últimos Artículos

Estudio de la USM demuestra los beneficios de realizar actividad física después de almuerzo

La investigación, abordada por un profesor del Departamento de Construcción y Prevención de Riesgos de la Sede Viña del Mar, Rodrigo Domínguez, comprueba que basta realizar 30 minutos de caminata durante tres días por semana para observar notables beneficios.

Un estudio que determinó importantes ventajas de someterse a caminatas saludables de 30 minutos después del horario de almuerzo, se realizó en la Sede Viña del Mar de la Universidad Santa María.

Según explicó Rodrigo Domínguez, jefe de la carrera de Ingeniería de Ejecución en Prevención de Riesgos, quien abordó la investigación con el apoyo de un alumno tesista, “el fin del proyecto es incorporar a través de caminatas saludables, una actividad física a los funcionarios de la USM, Sede Viña del Mar, después de la hora de almuerzo por 30 minutos, 3 veces a la semana y a una intensidad media, para mejorar su calidad de vida y prevenir futuras enfermedades crónicas”.

El trabajo, que fue aceptado para ser presentado en el XI Congreso Internacional de Prevención de Riesgos Laborales, fue llevado a cabo tras considerar los datos de la última encuesta nacional de salud, que indican que el 64% de la población chilena está excedida de peso y que un 70% no toma medidas para abordar el problema.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, se realizó una encuesta inicial a 60 colaboradores de la Sede, en la cual se logró determinar que el 95% presentó sobrepeso y el 80% declaró ser sedentario. De esta forma, se eligió aleatoriamente a tres personas que presentaban sobrepeso según el criterio utilizado por la Organización Mundial de la Salud (contar con un índice de masa corporal igual o superior a 25 y realizar una cantidad de ejercicio menor a los 30 minutos), quienes posteriormente se sometieron a nueve sesiones de actividad física.

Domínguez expresó que para este caso, “se utilizó un reloj del tipo POLAR, configurado para cada participante con sus datos personales, y se iba midiendo la frecuencia cardiaca y el consumo de calorías; mientras éstos realizaban caminatas de 30 minutos por las dependencias de la USM Sede Viña del Mar”.

Además, el estudio incorporó la creación de cuatro trípticos informativos, que permitieron que las personas que se sometieron a las caminatas pudiesen aclarar dudas sobre su alimentación y los distintos tipos de actividad física que favorecen su salud.

Por ejemplo, una de las conclusiones arrojó que en la primera caminata que realizó, uno de los colaboradores tuvo una frecuencia cardiaca media de 119 pulsaciones por minuto, y en la última sesión disminuyó a 105; demostrando que a medida que se realiza ejercicio, el cuerpo mejora su funcionamiento, ya que las calorías consumidas no tuvieron mayor variación (129 y 119 calorías respectivamente).

Asimismo, el resultado más importante se observó en la baja de un 11% en la grasa corporal de uno de los colaboradores y la disminución de las molestias estomacales después de almuerzo, efecto destacado por otro participante del estudio.

De esta forma, los datos finales permitieron comprobar un costo más bajo de oxígeno para una frecuencia cardíaca máxima, consumo de grasa corporal que recae en una baja de peso, aceleración del metabolismo y desaparición de la sensación de hinchazón después de comer; además de los beneficios propios de realizar actividad física.

Finalmente, el profesor destacó que “la importancia de los datos obtenidos es que se demuestra que la actividad física por sólo 30 minutos al día, 3 veces por semana, es suficiente para beneficiar  la salud física, mental y social de las personas”, expresando además que permiten motivar a otras personas para que puedan mejorar su estilo de vida sin la necesidad de asistir a un gimnasio u otro recinto deportivo, realizando ejercicio poco agotador y en un tiempo limitado.

Fuente: Dirección General de Comunicaciones