Últimos Artículos

4G: las claves de la tecnología que viene en internet móvil

Walter Grote, académico del Departamento de Electrónica de la USM, responde algunas de las principales interrogantes respecto al nuevo sistema que ya está empezando a implementarse a través de planes piloto y que en un año más debiera estar totalmente vigente en los celulares del país.

Las expectativas son grandes: el 4G promete revolucionar la velocidad de navegación en internet a través de teléfonos móviles y empresas como Claro ya están implementando planes piloto en el país, a un año de que se cumpla el plazo que obliga a todas las compañías a tener implementado el sistema.

Es por eso que Walter Grote, académico del Departamento de Electrónica de la Universidad Santa María, desmenuza los factores clave de esta nueva tecnología, que viene a superar las bondades del 3G.

¿Se alcanzará una velocidad 10 o 20 veces mayor?

Según el experto, la respuesta es dependiente de lo que se entiende por tasas de transferencias actuales, pues estas son dependientes de la tecnología con la cual se compara.

“La tecnología GSM (2G), por ejemplo, admite una tasa de transferencia máxima de 9 kbps (9.000 bits por segundo), aproximadamente”, explica. “Eso es porque sólo usa las capacidades que ofrecen los canales de voz GSM. Pero hay otras tecnologías que fueron desarrolladas sobre la infraestructura de GSM, para la transmisión de datos. Estas son GPRS y EDGE. Con la primera tecnología, las tasas de transmisión máximas son de 171,2 kbps, aunque en la realidad raramente se alcanza esta tasa, porque las condiciones de propagación distan de ser las mejores alcanzables”. Con la tecnología EDGE (2,5G), entretanto, sostiene que es posible alcanzar 473,6 kbps en condiciones óptimas de propagación.

El académico añade que otra tecnología en uso actualmente en Chile es HSPA (3G), que promete tasas de hasta 14,4 Mbps (14.400.000 bits por segundo) de bajada (desde el proveedor de servicios al terminal móvil del usuario) y 5,7 Mbps de subida (desde el terminal hacia el proveedor de servicios).

“La tecnología LTE, que es la que se está instalando en Chile como 4G, en cambio, ofrece una tasa máxima de 150 Mbps de bajada y 75 Mbps de subida”, destaca, mencionando que hay otra tecnología equivalente, HSPA Evolved, que ofrece una tasa máxima de 168 Mbps de bajada y 23 Mbps de bajada. “Se observa entonces que, efectivamente, esta tecnología es al menos 10 veces más rápida para transferir información que las tecnologías previamente existentes”, subraya, al tiempo que adelanta que durante este año debería introducirse la LTE Advanced, que permitiría tasas de 1000 Mbps de bajada y 375 Mbps de subida, teóricamente 80 veces más veloces que las asociadas a la tecnología 3G.

Walter Grote se detiene eso sí en un aspecto importante: estas tasas de transferencia de información son compartidas por los usuarios. “En consecuencia, si un usuario conectado en forma privilegiada usando LTE Advanced logra una tasa de transferencia de bajada de 1000 Mbps, si ha de compartir el recurso con otros 10 usuarios, su tasa de transferencia de bajada, en promedio, baja a 100 Mbps. Algo similar ocurre con las demás tecnologías, donde el deterioro se apreciará de manera más clara”.

¿No subirán dramáticamente los precios?

“Esa es una apreciación de mercado”, responde. “Los prestadores de servicios han observado que hay muchos clientes dispuestos a cambiar sus terminales móviles para hacer uso de las últimas tecnologías en boga. La economía de escala que de eso se desprende hará que los costos asociados a mayores capacidades suban, pero no de una forma tan significativa: los proveedores no tienen tantos costos que amortizar, pues no requiere grandes inversiones tecnológicas, ya que no se modifican las torres de las antenas y la infraestructura de redes”.

¿Cuándo podría masificarse para otros modelos de smartphones?

El experto aclara que “en la medida que pase el tiempo aparecerán diversos modelos de teléfonos inteligentes en el mercado. Las marcas más probables serán Samsung, Apple, LG, HTC, entre otras”.

¿Es tan importante la licitación de la banda de 700Mhz?

“Uno de los aspectos importantes de usar frecuencias más bajas es que permite ampliar el rango de cobertura”, afirma. “Por ejemplo, si se usa una frecuencia portadora de 700 MHz, teóricamente se puede alcanzar una distancia cercana cuatro veces mayor que con un aparato transmitiendo a igual potencia con una frecuencia de 2600 MHz”. Esta ventaja se aprecia especialmente en espacios abiertos, como zonas rurales y suburbanas. Por el contrario, en lugares altamente poblados, “la tendencia es a reducir el tamaño de las celdas, de manera que la consideración de distancia máxima a cubrir no es tan relevante, especialmente si ya se tiene infraestructura de estaciones base instaladas. Pero también suele ser menor la atenuación de la señal a frecuencias portadoras menores al penetrar en edificios, lo cual es relevante en espacios de oficinas, por lo cual se derivan ventajas de la utilización de frecuencias más bajas en ambientes urbanos, suburbanos y rurales”.

¿Es cierto que aparatos con banda 2600 comprados en el extranjero pueden funcionar en Chile?

“Efectivamente los aparatos de la banda de 2600 MHz comprados en el extranjero deberían operar localmente”, confirma el académico. “Sin embargo, se aprecia que hay una tendencia a ofrecer planes y bolsas incluyendo los dispositivos por parte de los proveedores”.

¿Cómo afectará esta tecnología a aspectos como el uso de la batería?

“Las tecnologías que permiten transferencias de información a altas tasas requieren de una buena relación señal a interferencia para hacerlo”, recalca. “En la medida en que ésta se deteriora y hay menos señal, también baja la tasa de transferencia. La forma de contrarrestar este efecto es que los terminales móviles aumenten su potencia de transmisión. Esto tiene dos efectos: mayor gasto de batería y mayor irradiación electromagnética. Lo primero se nota fácilmente, los efectos de lo segundo sobre la salud aún están sujetos a estudio”.

Fuente: Dirección General de Comunicaciones